El proceso de Comprobación de Vacío

El proceso de Comprobación de Vacío

La comprobación de vacío en los envases metálicos es un paso crítico en el control de calidad, ya que un vacío adecuado es esencial para la conservación del producto y para evitar la contaminación microbiológica. Existen diferentes métodos para comprobar la estanqueidad y el nivel de vacío de los envases:

Comprobador de estanqueidad: Esta máquina controla la buena estanqueidad del 100% de la producción y rechaza los botes defectuosos. Hay dos tipos de comprobador: mediante presión y mediante vacío. El proceso implica introducir presión o generar vacío en el interior del envase cerrado, realizar una medida de presión y almacenarla. Al final del proceso se realiza otra medición y se comparan los valores. Si la diferencia entre ambas es mayor que un valor predefinido, entonces el bote será rechazado.

Comprobación manual: La estanqueidad del envase también se puede verificar manualmente sumergiendo los botes en agua para detectar fugas de aire.

Detectores de vacío: Se recomienda instalar detectores de vacío en la línea después del procesado para que aquellos envases con bajo nivel de vacío o sin vacío sean eliminados. Debería llevarse a cabo un examen regular de todos los envases expulsados por el detector de vacío para establecer los motivos de los fallos y llevar a cabo las acciones correctivas oportunas.

Examen visual de las tapas: Si las tapas disponen de “botón de seguridad”, este puede ser una forma indirecta de controlar el vacío interior de los tarros.

Estos métodos ayudan a garantizar que los envases metálicos mantengan la integridad del producto envasado y cumplan con los estándares de calidad y seguridad alimentaria.